Gobiernos y campañas en redes sociales: Yasuní ITT

Todos hablan sobre las redes sociales como empresas pueden usarlas para fines del marketing. Pero no solo empresas usan las redes sociales sino también políticos y gobiernos. Las razones son principalmente las mismas: gobiernos también quieren informar a la gente, comunicar con los usuarios de las redes sociales y usar Facebook, Twitter y otras para fines del marketing.

Yasuní ITT como ejemplo

Un ejemplo es el gobierno del Ecuador y su proyecto de Yasuní ITT. La idea era mantener indefinidamente inexplotadas las reservas de petróleo en el campo Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT) en la selva amazónica de Ecuador.  A cambio, el gobierno de Ecuador “propuso que la comunidad internacional contribuya financieramente con al menos 3.600 millones de dólares, equivalentes al 50% de los recursos que percibiría el Estado en caso de optar por la explotación petrolera”.

Una buena idea. Pero el gobierno no solo quiere conseguir dinero de la comunidad internacional sino también informar la gente sobre el proyecto. Por eso el gobierno lanzó una campaña de publicidad en los medios tradicionales como la televisión, pero también en la internet y las redes sociales.

Actividades en diferentes redes sociales

YA NO EXISTEN O NO SON ACTIVAS: A lado de su página web existen tres páginas en Facebook (http://www.facebook.com/yasunizados con un poco más que 14.000 fans y http://www.facebook.com/pages/Yasun%C3%AD-ITT/119767478040943 con casi 8000 fans y una página en ingles con cerca 1.110 fans: http://www.facebook.com/IamYasuni).

Además hay dos perfiles en Twitter que la gente puede seguir para informarse sobre novedades relacionados con el tema Yasuní ITT (http://twitter.com/#!/yasuniitt con más que 2.200 seguidores y https://twitter.com/#%21/IAmYasuni con cerca 400 seguidores.

A través de Youtube se han publicado algunos videos de la campaña. 

Video de la campaña Yasuní ITT

La idea de la campaña es llamar atención por el peligro del medio ambiento con el fin que la gente y los políticos (no solo en el Ecuador) soportan el proyecto. Entonces, prácticamente esta campaña es una campaña del marketing para proteger la naturaleza que utiliza muchos elementos del crowdsourcing