Hoy he leído un artículo sobre el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y su nueva cuenta en Twitter. Parece que Berlusconi compró miles de seguidores porque el número de sus “followers” creció de 7 mil a 70 mil en pocos días. Además, la mayoría de sus nuevos seguidores son de Latinoamérica que es un poco raro para un político de Italia.

ex primer ministro Silvio Berlusconi en Twitter

Silvio Berlusconi en Twitter con más que 70.000 seguidores

La pregunta es: ¿por qué compró seguidores?

Principalmente seguidores comprados no valen mucho: no interactúan con tus tuits, no responden, no hacen retuit, y en el caso de Berlusconi no – o no siempre – son electores del  ex primer ministro, especialmente porque los nuevos seguidores son de Latinoamérica.

Los números altos son impresionantes

Entonces, si los seguidores comprados no valen, deber existir otra razón para comprar “followers” en Twitter. La respuesta es fácil: números altos son impresionantes. Para muchos internautas una cuenta con pocos seguidores no parece muy atractiva, especialmente si es la cuenta de un político que quiere ganar las próximas elecciones.

Al contrario una cuenta con miles de seguidores es más atractiva. El dueño de la cuenta aparece como experto o persona famosa. Para él es más fácil conseguir más seguidores (reales).

Por eso existen tantas cuentas en Twitter (y otras redes sociales) que funcionan bajo el principio de sígueme y yo te sigo o “follow back”.

Pinterest: Sígueme y yo te sigo o follow back

Sígueme y yo te sigo o “follow back” en Pinterest

no tuits pero muchos seguidores en Twitter

No tiene tuits pero ya 198 seguidores: la gente le sigue porque ella sigue a la gente.

Números altos y políticos

Durante las elecciones en los Estados Unidos todos hablaban sobre el número de los seguidores en Twitter y los fans en Facebook del presidente Barack Obama y el candidato republicano Mitt Romney. Obama tenía más seguidores que Romney y por eso Obama y su equipo parecían más exitosos en su marketing en redes sociales. Pero casi nadie hablaba sobre interacciones sociales o retuits, entre otros. Esto es porque es mucho más fácil medir el número de los seguidores que las interacciones sociales.

Números altos y empresas

Pero no solo para los políticos el número de los seguidores es importante. Hace algunos meses escribí un artículo sobre Nestea y Fuze Tea en el Ecuador y su “batalla” en las redes sociales. En el caso de estas dos empresas para los dos fue muy importante conseguir fans en Facebook. Las dos celebraron el número de sus fans (“gracias por 100.000 fans en Facebook”) como este número era lo más importante de su estrategia del marketing. Claro que no, pero para muchos internautas este número alto es impresionante.

Comprar seguidores tal vez no te ayude mucho si buscas interacción social, pero parece que es bueno para impresionar a los internautas si no puedes conseguir seguidores de la manera “natural”.